San Valentín 

Los catalanes no celebramos San Valentín, tenemos nuestro propio patrón de los enamorados, Sant Jordi, y ese día nos regalamos libros y rosas… mucho más bonito, más cultural, etc. San Valentín nos parece una americanada muy cursi y hasta un poco horterilla. 
Pero cuando llegas a casa y miras a tu marido, que lleva contigo más de 20 años, y le dices bromeando “sabes que es San Valentín?, qué me vas a regalar?” y te sorprende diciendo: “pues hablando de ello…” y abre el maletín y te saca un regalazo, te quedas a cuadros y no puedes dejar de pensar “Viva el amor, viva Sant Jordi y viva San Valentín”!

Anuncios

Pon un manitas en tu vida

Estamos en una época donde la obsolescencia programada está a la orden del día y tenemos una cultura de las cosas basada en el “usar y tirar”.

De ese modo hace 6 años, cuando se me rompió la lavadora de una buena marca después de 10 años de uso, me recomendaron cambiarla, porque sino me iba a costar casi igual la reparación que una nueva.

Compré una de oferta de una marca del mismo grupo, pero de gama aún superior. A los tres años, de tanto uso como le damos en casa, se rompió la maneta de apertura de la puerta (de plástico, claro). Vino el técnico y cambió la puerta entera. La broma costó unos 140€.

La semana pasada, tras otros tres años de uso intenso, volvió a romperse la maneta de plástico para abrir el portón. Tenía ganas de tirar la lavadora y comprar una nueva! Porque pensé ahora otros 140€, y de aquí tres años, otros tantos… prefiero comprarme una barata y se acabó.

Pero, bendito internet, se me ocurrió buscar “maneta de puerta de lavadora” y encontré muchas empresas de repuestos que las vendían. Sólo tuve que buscar la referencia del modelo, ‘et voilà’. Por menos de 25€ y en 24 horas la tuve en casa, y mi súper manitas particular me la cambió en un periquete!