¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

Hoy, 8 de marzo de 2017, he celebrado el Día Internacional de la Mujer a lo grande…

  • 6:30 – Suena el despertador. Me doy la vuelta en la cama y espero a la siguiente alarma
  • 6:45 – Está vez sí, toca levantarse, ducharse,  vestirse. A desayunar rápido antes de que se levanten ellos
  • 7:00 – Hay que despertar a los chicos. Entonces vienen los 40 minutos diarios “de deporte”, corriendo de aquí a allá. Intenta que se levante uno; mételo, literalmente, en la ducha; saca la ropa a uno, al otro y al de más allá; vigila que se vistan, que desayunen…
  • 7:40 – Salimos corriendo hacia el coche para llegar al cole antes d elas 8:00
  • 7:55 – Misión conseguida! Hemos llegado a tiempo
  • 8:15 – Ya de vuelta en casa aparcando el coche 
  • 8:20 – Recojo a mi compañera Estrella. Hoy tenemos lo que en nuestro argot llamamos una acción especial. En el periódico gratuito 20 Minutos tenemos publicidad de nuestro cliente caramelos Skittles en la Portada y en la Contraportada, y en Barcelona y Madrid se reparten muestras del producto. Lo especial del tema es que 40 de estos repartidores han “contraído” la #FiebreSkittles y tienen que llevar los caramelos pegados en la cara como en el anuncio
  • 8:30 – Nos encontramos con Ana, la chica de 20 Minutos, delante del punto que hay delante de “casa del cliente”. ¡Ha quedado genial! 
  • 8:45 – Nos vamos las tres a controlar tres puntos más. La gente se aglomera para coger las muestras, y el periódico. ¡La acción es un éxito!
  • 9:15 – Nos tomamos un café las tres y charlamos sobre la acción y compartimos algunas fotos
  •  10:00 – Tenemos que volver al punto inicial porque tenemos una reunión con otro chico del mismo cliente que lleva otras marcas: César y Pedigree
  • 11:30 – Acaba la reunión. Ha ido muy bien. El chico es muy agradable. Es Portugués y lleva sólo unos meses aquí. Hoy la reunión ha sido ya 100% en castellano. ¡Bravo!
  • 11:40 – De vuelta en la ofi y lo de siempre: mails, más mail y algún otro más… Preparo un sumario para hacer una reunión de estatus con el equipo
  • 13:00 – Reunión interna con el equipo para revisar todo lo que tenemos en marcha, temas pendientes…
  • 14:00 – Corro hacia casa. Hoy Narci (la chica que me ayuda en casa 1 día a la semana… Narci está con nosotros de toda la vida, es una más de casa) no ha podido venir. Había dejado la lavadora y la secadora en marcha, programadas para que acabasen a la hora que ella llega. Recojo la ropa. Recojo la casa. Hago las camas. Pongo todo en la lavaplatos. Como unas sobras que había en la nevera en 10 minutos y vuelvo a la ofi
  • 15:00 – Sigo trabajando un rato
  • 16:00 – Me reúno con Marta, la Directora de mi equipo. Repasamos un montón de cuestiones
  • 16:15 – Veo algunos temas pendientes con las chicas, Estrella y Montse
  • 17:35 – Salgo corriendo a buscar a Jorge… corro porque tarde ya que sale a las 17:45
  • 17:55 – Le recojo. Le llevó a casa de mis suegros para que se vaya a casa con mi cuñada Marta y mis sobris Rocío y Elena. Allí recojo a Alejandro para llevarle a Sant Pau a su sesión semanal con la logopeda
  • 18:30 – Aprovecho para ir a comprar fruta y verdura mientras Alejandro está allí. ¡Qué barato es este barrio comparado con el mío! Debería buscar una carnicería, pescadería… 
  • 19:15 – Le recojo y vamos a sacar dinero para pagar el Parking. Con tanto taxi hoy no me queda “cash”
  • 20:30… Sí, 20:30, una hora más tarde, llegamos a casa. Preparo la cena para todos. Crema de verduras (calabacín, puerro, zanahoria y patata), huevo/tortilla al gusto, y ensalada de tomate. Aprovechó el tiempo y a la vez pongo a hacer unas lentejas para mañana
  • 21:00 – No pongo la mesa para los niños, le toca a Alejandro pero está en la ducha. La pone Fran padre. ¡Claro, hoy es mi día!
  • 21:30 – Sirvo la cena para Fran padre y para mí en el salón. Cenamos
  • 22:00 – Aún no he acabado y Jorge aparece llorando. No puede dormir. Le pica la cabeza. ¡Ohhhh no! ¡Piojos a la vista! Al baño… Le miro bien, le paso la liendrera… no se ven. Pero veo que tiene el pelo sucísimo. Como si no lo hubiese aclarado bien. Le meto en la ducha y le lavo el pelo. Vuelvo a pasar la liendrera. No veo nada. Le secó el pelo con mi secador súper potente a máxima temperatura. Los piojos no aguantan tanto calor, así que en el hipotético caso que hubiese alguno… ¡muerte! Si fuese niña, le habría planchado el pelo. ¡Ese truco no falla!
  • 22:45 – Le llevo a la cama. Les achucho a todos. Bueno, menos a Fran JR, que ya no se deja… les apago La Luz
  • 23:00 – ¡Por fin! Me siento y me relajo en el sofá. ¡Vaya! Cuanto jaleo en la calle y en la escalera. Es el Barça, que increíblemente ha remontado en el partido de vuelta de la Champions. 6-1. ¡A felicitar a los culés!
  • 23:45 – Veo que tengo el blog un poco muerto… Así que decido escribir este post. ¡Menos mal que escribir me relaja! Paralelamente voy leyendo y escribiendo Whatsapp… También miro mis perfiles en Redes Sociales. Incluso hago algún post y tweet
  • 24:20 – ¡Listo para publicar! Ya me puedo ir a la cama… ¡Oh, no! Lo olvidaba… ¡He de bajar a Petra, aún!

¡Espero que todas hayáis tenido un día tan feliz y maravilloso como el mío! Sí, de verdad, estresante lo ha sido mucho, pero lo cierto es que no puedo quejarme. Todo salió maravillosamente. ¡Hoy para mí ha sido un gran día internacional de la mujer!

Anuncios

San Valentín 

Los catalanes no celebramos San Valentín, tenemos nuestro propio patrón de los enamorados, Sant Jordi, y ese día nos regalamos libros y rosas… mucho más bonito, más cultural, etc. San Valentín nos parece una americanada muy cursi y hasta un poco horterilla. 
Pero cuando llegas a casa y miras a tu marido, que lleva contigo más de 20 años, y le dices bromeando “sabes que es San Valentín?, qué me vas a regalar?” y te sorprende diciendo: “pues hablando de ello…” y abre el maletín y te saca un regalazo, te quedas a cuadros y no puedes dejar de pensar “Viva el amor, viva Sant Jordi y viva San Valentín”!

Pon un manitas en tu vida

Estamos en una época donde la obsolescencia programada está a la orden del día y tenemos una cultura de las cosas basada en el “usar y tirar”.

De ese modo hace 6 años, cuando se me rompió la lavadora de una buena marca después de 10 años de uso, me recomendaron cambiarla, porque sino me iba a costar casi igual la reparación que una nueva.

Compré una de oferta de una marca del mismo grupo, pero de gama aún superior. A los tres años, de tanto uso como le damos en casa, se rompió la maneta de apertura de la puerta (de plástico, claro). Vino el técnico y cambió la puerta entera. La broma costó unos 140€.

La semana pasada, tras otros tres años de uso intenso, volvió a romperse la maneta de plástico para abrir el portón. Tenía ganas de tirar la lavadora y comprar una nueva! Porque pensé ahora otros 140€, y de aquí tres años, otros tantos… prefiero comprarme una barata y se acabó.

Pero, bendito internet, se me ocurrió buscar “maneta de puerta de lavadora” y encontré muchas empresas de repuestos que las vendían. Sólo tuve que buscar la referencia del modelo, ‘et voilà’. Por menos de 25€ y en 24 horas la tuve en casa, y mi súper manitas particular me la cambió en un periquete!

Haciendo escudella

Hoy vuelvo con una receta. La verdad es que no es de las rápidas, pero sí cunde mucho y el caldo extra congelado es muy socorrido.

Ahí va la receta…

Ingredientes:

100 g de alubias blancas ya cocidas

100 g de garbanzos ya cocidos
100 g de fideos gruesitos

70 g de arroz

2 patatas

2 zanahorias

1/4 col

1 rama de apio

1 puerro

1 nabo 

1 chirivía

1 hueso de jamón

1 hueso salado de cerdo (hace el caldo blanco)

2 huesos de ternera 

1 trozo de panceta de cerdo

1/4 de pollo o gallina

1 butifarra blanca

1 butifarra negra

1 hueso de espinazo de cerdo

200 g de carne de ternera picada

1 huevo

2 dientes de ajo
Perejil picado

Pan rallado

Harina

Sal

Elaboración:

Para hacer las pelotas, en un bol pon la carne picada con la sal, el huevo, el ajo, y el perejil picado, mézclalo bien y dale forma de pelotas, (tipo albóndigas) pásalas por pan rallado y harina y resérvalas

Pon una olla grande con abundante agua, un poco de sal, los huesos, el pollo o gallina y las butifarras, déjalo cocer a fuego medio unos 45 minutos, incorpora las verduras, pasado unos minutos, añade las “pilotes” (albóndigas). Cuando esté todo cocido apaga el fuego.

Cuela el caldo, pásalo a otra cazuela y ponla al fuego. En este caldo cuece el arroz y, a media cocción, añade los fideos, los garbanzos y las alubias ya cocidas, y añade trocitos de col cortadita, de patata, zanahoria, trocitos de las dos butifarras, la pelota y ternera y pollo desmenuzado. Para chuparse los dedos!

Y con las verduras que os sobren puré para otro día. Y el caldo sobrante lo congeláis y para otra cena.